Escuelas Interculturales

¿Que entendemos por un centro intercultural?

Begoña López Cuesta, Martina Tuts

Escuela, o centro intercultural, es la institución que concibe los espacios del centro como lugares interculturales en sí mismos, en la que se planifi ca y se lleva a cabo una metodología dinámica y fl exible, atenta a las necesidades de cada alumno y alumna. Es, por lo tanto, generoso en la adaptación del currículum, en las medidas organizativas y en las agrupaciones en el aula, para atender a los distintos ritmos, estilos de aprendizaje y a las distintas habilidades.

En materia de adaptación lingüística, apuesta por desarrollar mecanismos de apoyo lingüístico, dentro de una completa normalización y la no segregación del niño o de la niña.

Con relación a la comunidad educativa, en general, escuela, familias y municipio se integran en un proyecto común, partiendo de la idea de que la educación es responsabilidad de todos y de todas y sus objetivos sólo se pueden conseguir a través de un trabajo conjunto.

Es preciso insistir una y otra vez en la formación inicial y permanente del profesorado, cuya responsabilidad en la educación en valores de solidaridad, resolución de confl ictos, cooperación y negociación es fundamental para la convivencia y el futuro ejercicio de la ciudadanía responsable. Y es importante dedicar una especial atención a la formación en adquisición de actitudes y aptitudes interculturales.

Ese punto es, quizás, el que mayor importancia tiene y el que menos se tiene en cuenta a la hora de calificar a un centro como verdaderamente intercultural.

Cabe recordar que hablar de educación intercultural es hablar de ciudadanía.

Es reconocer y valorar los derechos de las personas.

Es luchar contra cualquier manifestación de discriminación, racismo o xenofobia, de manera explícita.

Es educar en valores laicos universales, desde la igualdad de género, la corresponsabilidad y el respeto.

Es insistir en la necesidad de introducir no sólo buenas prácticas en el aula, sino buenos tratos en la vida.

Formar en igualdad, de manera equitativa es luchar contra la violencia contra las mujeres.

Un centro intercultural es, ante todo, un centro de aprendizaje en igualdad y uno de sus objetivos prioritario el de transmitir la necesidad de introducir los buenos tratos en la vida: para luchar contra el maltrato, es indispensable educar en el buen trato. El profesorado, tanto como las familias, tiene aquí una gran responsabilidad.

Desde esta premisa, nos encontramos con un escenario desigual, cuya articulación depende en su mayoría de tres elementos necesariamente complementarios: el voluntarismo de cada centro educativo; el grado de implicación de su equipo directivo y de las opciones personales y colectivas del claustro; y el grado de participación y compromiso de las AMPA.

Enlace : Del libro: Orientaciones para la práctica intercultural

logo Liga Española de la Educación logo blanco logo UE-Fondo Europeo para la Integración logo blanco logo

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0