Escuelas Interculturales
Portada del sitio > Canal de Video > Acogida del alumnado extranjero

Durante la última década hemos visto en las escuelas españolas una presencia notoria de alumnado extranjero provocado por unos años de incremento importante de presencia migratoria en España. Ha sido alumnado que, como se ha señalado previamente, se ha escolarizado en las escuelas públicas y existe además otra característica que marca el proceso: no se ha distribuido por igual sino que se acumula ha acumulado en determinados territorios y determinados centros educativos señala Luz Martínez Ten

Las familias autóctonas están abandonando los centros en la medida que aparecen alumnado inmigrante. No lo abandonan porque consideren que son inferiores, no es que consideren que este alumnado no tiene derecho a la educación, no estamos viviendo los años 50 y 60 en Estados Unidos, pero lo abandonan porque consideran que estos alumnos, sus costumbres, su cultura, su forma de estar en el centro van a obstaculizar el desarrollo de sus hijas e hijos. Las culturas son diferentes, por tanto no pueden compatibilizarse. No hablamos de inferioridad sino de diferencia. Es una nueva forma de racismo encubierto

.

El fracaso escolar no está unido a la diversidad cultural

Es frecuente –dice Martínez Ten- caer en el estereotipo y el perjuicio de pensar que el alumnado inmigrante es alumnado relacionado con fracaso escolar, pero estudios europeos y españoles demuestran que la causa del fracaso escolar no es la inmigración y que es muy importante el peso sociocultural. Existe un peso importante variables en torno a la familia.

El alumnado inmigrante implica efectivamente modificaciones en la dinámica del centro escolar, el tema del idioma, distintos perfiles culturales y además distintos curriculums de origen, sería un error decir que no supone nada… si supone cambios, pero desde una perspectiva de escuela inclusiva el sistema lo tiene que asumir porque cree en la igualdad de oportunidades y porque cree que la diversidad es una riqueza.

Las administraciones han hecho una inversión económica considerable en planes de acogida en el aula aunque las propuestas no han resultado siempre exitosas.

En general se ha hecho lo que se ha hecho en Europa y en Europa se han hecho muchas cosas mal apunta Besalú. Podíamos aprender lo que no debíamos hacer pero también era fácil copiar a los otros que tenían más experiencia. Ha habido de todo. Yo soy un defensor del Plan para la Lengua y la Cohesión Social del gobierno catalán anterior porque tenía unas bases teóricas muy sólidas que hacían una lectura crítica de lo que se había hecho en otros lugares y por otro lado aunque las prácticas han sido diversas y contradictorias el planteamiento era muy abierto y completamente asumible desde una perspectiva intercultural o multicultural.

El modelo de asimilación no ha funcionado

Besalú, considera que en general todas las políticas que se han hecho en el Estado Español han tenido una perspectiva asimiliacionista. Se ha priorizado sobre todo la lengua de enseñanza y casi sólo se ha priorizado eso. La política se ha quedado prácticamente sólo en decir “vamos a ayudar a que el alumnado incorpore la lengua de aprendizaje, el español, el catalán o la lengua que sea y con eso se acaban los problemas de interculturalidad”. Algo que, por un lado se ha demostrado completamente falso y además ha olvidado un sin fin de elementos de todo tipo, de cambios curriculares, de valorización de las lenguas y el capital cultural que trae incorporado el alumnado extranjero, etc. etc.

A nivel organizativo ha habido de todo. Ha habido aulas de enlace totalmente segregadas como se ha hecho en Madrid y ha habido experiencias bastante más inclusivas. Inclusivas al menos sobre el papel aunque a veces en la práctica no lo han sido tanto. Considerar que el alumnado extranjero hasta que no aprenda español no puede incorporarse a otro centro, es una idea segregadora, señalala Besalú. El alumnado deber recibir apoyo, atención individualizada y especializada en su propio centro. Ya se sabe que el aprendizaje de la lengua se hace con los demás alumnos.

Pero incluso en las propuestas y experiencias más interesantes en relación al alumnado extranjero, Besalú reconoce que en ningún caso se han modificado las formas organizativas generales y el currículum general. Creo que hay que valorar en positivo lo que se ha hecho, ha habido inversión y ha habido intención de copiar lo que al parecer se hacía en otros países nuestro entorno. Por otra parte hay que hacer la crítica, porque algunas cosas se han hecho mal y otras ya se ha demostrado con investigación y datos que no han corregido la desigualdad de entrada, si es que había desigualdad o no ha corregido en handicap que podía significar la modificación del futuro.

Gestionar la cultura de origen

No resulta fácil situar las claves de la gestión en la escuela de la cultura de origen del alumnado extranjero.

- El peligro de la segregación en positivo.

En ocasiones, advierte Martina Tuts, una de las especialistas más prestigiosas con amplia experiencia en educación intercultural, con la buena intención de respetar la cultura de origen, la lengua de origen corremos el riesgo de segregarlos de otra manera, segregarlos en positivo. Con la opción de reconocerles la diversidad y trabajar en su idioma de origen sigo señalando con el dedo a alguien que no habla mi idioma.

Hay un debate sobre el respeto de la lengua y la cultura de origen, sobre cómo lo incorporamos y cómo lo incorporan ellos a las múltiples identidades a lo largo de su vida y cómo van a ser capaces de gestionar ellos y nosotros esa ambigüedad indentitaria. He dicho ellos y nosotros a propósito, porque creo que si seguimos desarrollando esta idea de que ellos tienen su cultura y su idioma de origen seguiremos considerándolos como no parte de una sociedad que seguimos creyendo nuestra.